alimentos y antioxidantes

¿Qué son los radicales libres?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Radicales libres son dos palabras que hemos escuchado en infinidad de ocasiones y que asociamos con algo malo, pero ¿sabemos realmente qué son los radicales libres?.

Primero, un poco de química. Los radicales libres son moléculas que en algún momento determinado sufren la pérdida de un electrón. La pérdida del electrón los desestabiliza y les obliga a buscar otras moléculas con las que reaccionar para volver a conseguir el electrón perdido. Al robar el electrón a otra molécula, generará un nuevo radical libre y así sucesivamente.

Los radicales libres se forman en muchos procesos fisiológicos del organismo. Un ejemplo son las reacciones inflamatorias, donde los radicales libres son generados para atacar a virus o bacterias. Otros motivos responsables de la formación de radicales libres son ajenos a nosotros, pero nos afectan de igual forma. Ejemplos de estos últimos son la radiación UV del sol, el tabaco o ciertos alimentos.

Nuestro organismo tiene muchas formas de protegerse frente a los radicales libres. La vía de protección más importante es a través de una molécula llamada glutatión. El glutatión actúa cediendo sus electrones a las moléculas que los necesiten, como los radicales libres o antioxidantes que hayan perdido un electrón.

Utilizar suplementos de glutatión para rellenar los niveles del organismo no es una buena idea. Cuando el glutatión alcanza el duodeno, es degradado por diversas enzimas y pierde su actividad. Sin embargo, sí que podemos suplementar con los bloques que forman el glutatión (suplementos con cisteína).

Otras moléculas protectoras frente a los radicales libres son los famosos antioxidantes. Vitamina C, Vitamina E, ácido lipoico, betacarotenos… son ejemplos de este grupo. Los antioxidantes los podemos encontrar en la naturaleza, sobre todo en frutas y verduras. Debes ir con cuidado al cocinarlos, ya que son sensibles al calor y su capacidad antioxidante se verá muy disminuida.

Como hemos dicho, los radicales libres reaccionan con otras moléculas que se van encontrando por su camino. En la mayoría de ocasiones las reacciones que se generen no tendrán ningún tipo de trascendencia, pero en alguna ocasión pueden reaccionar con alguna molécula importante y causar una enfermedad. Se han descrito muchísimas enfermedades causadas por los radicales libres, como cáncer, alzheimer, parkinson o arterioesclerosis.

Para prevenir las acciones nocivas de los radicales libres, tenemos que tener en cuenta dos cosas:

  • Evitar la formación de radicales libres: acabar con hábitos que generen las moléculas, como el tabaquismo, tomar el sol en horas de máxima incidencia UV (de 12:00h a 16:00h)… También es una buena idea utilizar protectores solares que evitan el daño por los radicales libres.
  • Suplementos de antioxidantes: aportan a nuestro organismo una defensa extra frente a la acción de los radicales libres.