Pelo en otoño

¿Por qué se cae el pelo en otoño?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Durante los meses de octubre y noviembre es habitual una caída más pronunciada del pelo. Pero, ¿es un mito o una realidad?.

Unos científicos Suecos decidieron contestar a esta pregunta. Realizaron un estudio sobre 823 mujeres y consiguieron demostrar que efectivamente la caída de pelo se acentúa durante los meses de otoño.

Los humanos tendemos a perder entre 50 y 100 cabellos de forma diaria resultado de su ciclo normal de crecimiento. Un cabello tiene una vida media que oscila entre 2 y 6 años, tiempo durante el cual el pelo crecerá de forma normal (anafase). Una vez finalizada esta fase de crecimiento, el pelo entra en una especie de fase de “descanso” que dura aproximadamente 100 días, en la cual deja de crecer (telofase) hasta que una vez finalizada, el pelo cae. Se cree que alrededor de un 10% de los cabellos se encuentran en telofase.

El equipo sueco sugiere que durante el mes de julio, más cabellos de lo habitual entran en telofase y por tanto, 100 días después (octubre, noviembre) acaban cayendo. Si bien no esta totalmente claro por qué ocurre, una de las hipotéticas explicaciones sería el estrés que el verano ejerce sobre el pelo. Durante el verano y para evitar la acción nociva de la radiación UV (una de las radiaciones del sol) sobre nuestras cabezas, nuestro organismo induce la formación de pelo a modo de protección. Cuando llega el otoño y descienden la radiación UV, este exceso de pelo ya no es necesario, y por tanto cae.

Si bien es un proceso controlado y fisiológico, podemos tomar medidas para disminuir esta caída de pelo. Todas las medidas que podemos tomar pasan por reforzar el folículo piloso para mejorar el anclaje del pelo. Por ello, debemos buscar productos que en su composición contengan:

  • Activadores de la circulación: dilatan los pequeños vasos presentes en el folículo piloso para aportar más nutrientes. Se basan generalmente en productos naturales como cafeína, Serenoa Serrulata, Ginkgo Biloba…
  • Nutrientes para el pelo: elementos estructurales propios del pelo y que le aportan fuerza. Ejemplos: aminoácidos azufrados (cisteína, taurina…), hidrolizados de proteínas (colágeno hidrolizado…), minerales (hierro, zinc…)….

La caída del pelo puede deberse a múltiples circunstancias y cada una debe tratarse de una forma particular. En próximos posts hablaremos de otros problemas relacionados con la caída del pelo y como abordarlos.