Aceite en cosmética

¿Por qué mi crema lleva aceites?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Es muy habitual encontrar aceites en las etiquetas de nuestros productos cosméticos. Con la nueva moda oil free, nos podemos preguntar ¿por qué se siguen aditivando aceites a las cremas?, ¿cuál es su efecto?. Te lo explicamos en este post.

Ya hemos recalcado en muchísimos posts la importancia de mantener un equilibrio hídrico adecuado en la piel. De hecho, también comentamos anteriormente que la piel contiene una estructura y una serie de mecanismos para evitar la pérdida de agua.

Aunque la piel minimiza al máximo la pérdida de agua, hay una pequeña parte que consigue escaparse por un proceso llamado transpiración. Dentro de la transpiración encontramos dos tipos, una conocida como insensible (se pierden alrededor de 0,5 L al día) y el sudor. La transpiración insensible es un proceso pasivo e involuntario es decir, queramos o no va a ocurrir todos los días de nuestra vida.

La piel es el órgano encargado de retener el agua a través del control de la transpiración. Por ello, cuando está afectada como por ejemplo en dermatitis atópicas, psoriasis… la cantidad de agua perdida es mayor produciéndose en muchos casos deshidratación de la piel. En dermatología y dermocosmética se conoce a la transpiración insensible como (TEWL, TransEpidermic Water Loss). El TEWL es uno de los índices que se miden cuando se hace un estudio de piel, y es indicativo de algún desorden en la piel o que no la estamos cuidando correctamente.

¿QUÉ OCURRE SI PONGO UN ACEITE EN LA PIEL?

Cuando aplicamos un aceite sobre la piel, se produce una drástica caída del TEWL. Por tanto, la pérdida de agua será mucho menor.

Funcionamiento hidratantes oclusivos
Funcionamiento hidratantes oclusivos. El agua de la transpiración se acumula porque la crema impide su evaporación.

Los aceites son moléculas que tienen grandes dificultades para atravesar la piel por su gran tamaño. Además de su tamaño, los aceites tienen otras propiedades químicas que impiden su penetración. Sin embargo, no es el asunto de este post explicar en profundidad estos aspectos.

Al no poder penetrar hacia el interior, el aceite se organiza en la parte exterior de la piel formando una especie de barrera e impidiendo que el agua salga. Debido a su forma de actuar, en cosmética se conocen como hidratantes oclusivos.

¿QUÉ TIPOS DE ACEITES SE UTILIZAN EN COSMÉTICA?

Existen muchísimos tipos, desde algunos que apenas permiten el paso de agua hasta otros que ejercen un efecto muy leve. Ello dependerá del tipo de moléculas que conformen el aceite y de la capacidad que tengan para organizarse y formar la barrera.

Basados en la química del carbono

En este grupo se encuentran la mayoría de hidratantes oclusivos del mercado. El activo más utilizado es el petrolatum, un derivado del petróleo. Quizá sea el agente oclusivo con mejores propiedades hidratantes sin embargo, al ser un derivado del petróleo tiene una publicidad muy negativa. Otros activos parecidos a él son la lanolina (apenas se utiliza porque desarrolla sensibilidad), colesterol, escualeno… Todos estos ingredientes los podemos encontrar fácilmente en etiquetas de productos muy hidratantes. Su mayor problema es que suelen presentar texturas muy grasas y que en muchos casos no son agradables para el público.

En un segundo grupo tenemos los aceites. Los aceites tienen buenas propiedades hidratantes, sin embargo son menores que los activos citados anteriormente. A su vez, los aceites pueden ser sintéticos o naturales.

Aceites sintéticos

Se producen a partir del petróleo. Se trata de aceites muy purificados y que como tal tienen muy buenas propiedades hidratantes. Por su procedencia ha estado expuesto a muchas críticas y muchos fabricantes han dejado de utilizarlo en sus formulaciones. Sin embargo, los organismos reguladores y de salud los catalogan como activos muy seguros.

Aceites naturales

Obtenidos de diferentes plantas, como el olivo, jojoba, rosa mosqueta, girasol… Están compuestos por aceites y otras moléculas (minoritarias) que le otorgan ciertas propiedades que variarán en función de la fuente de obtención. Por ejemplo, el aceite de oliva es conocido por su contenido en ácidos grasos esenciales, el de rosa mosqueta por sus propiedades reparadoras…

Aceites esenciales

El gran problema de los aceites es su propensión a oxidarse. Una vez oxidados, se enrancian y pierden sus propiedades.

Basados en el silicio

Para solucionar la textura grasienta y  pegajosa que dejan los aceites, la industria cosmética elaboró una serie de moléculas basadas en la química del silicio. Estas nuevas moléculas, también tienen capacidad para organizarse alrededor de la piel hidratándola, pero sin dejar la sensación grasienta. Además, son fáciles de aplicar, se secan rápidamente, se quitan fácilmente y no son comedogénicos. Son los responsables del efecto “dry touch” o toque seco que utilizan muchos fabricantes como reclamo publicitario. En este grupo encontramos muchas moléculas diferentes, la más conocida y utilizada la dimeticona (la encontraremos como dimethicone en la lista de ingredientes).

Estos son algunos de los oclusivos utilizados en cosmética, existen muchísimos otros grupos, como alcoholes grasos, ceras… cada uno con sus propiedades específicas.

¿QUÉ PROBLEMAS PRESENTAN LOS ACEITES?

Además de bloquear la transpiración de la piel, también se bloquea todo tipo de glándulas. El efecto más destacable ocurre en las glándulas sebáceas, donde su obstrucción genera un ambiente perfecto para el desarrollo de bacterias presentes de forma habitual en la piel. Entre ellas, Propionibacterium acnes es la encargada de desarrollar las reacciones acneiformes que se manifiestan en forma de granitos e inflamación. Este efecto se conoce como comedogénico. Es importante que las pieles más grasas no utilicen este tipo de agentes hidratantes y busquen otro tipo de formulaciones.

Cualquier activo puede producir reacciones de sensibilidad sin embargo, hay algunos como la lanolina que las producen más frecuentemente. Si tienes piel sensible, busca que no se encuentre este activo en la etiqueta.

Cuando se utilizan fórmulas excesivamente oclusivas puede aparecer un efecto conocido como maceración. Por ello, se recomienda que el producto utilizado nunca disminuya el TEWL por debajo del 40%.

Todo este grupo es ideal para las pieles más secas. En nuestra web podrás encontrar muchísimos productos con diferentes propiedades para cuidar tu piel, ¡Descúbrelos!.