vih corazón

Mitos y realidades del VIH

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El VIH es un problema que afecta a todos los grupos poblacionales. Hasta un 22% de nuevos contagios entre jóvenes de entre 13 y 24 años. El avance en los tratamientos de esta enfermedad ha permitido reducir los casos de muerte y cronificar la infección. En los últimos datos oficiales de 2014 aún siguen habiendo 3300 nuevos casos anualmente en España.

Desde que surgieron los primeros casos en los orígenes de los años 80, muchos son los mitos o falsedades que se han atribuido a la enfermedad y que circulan por las redes sin obstáculo alguno.

1. El VIH se puede curar

Totalmente falso.

Hoy en día el VIH es una enfermedad crónica. El tratamiento no acaba con el virus de nuestro organismo hasta eliminarlo totalmente, pero sí consigue reducir su número drásticamente hasta hacerlo indetectable. El problema es que cuando dejamos de tomar la medicación, el virus vuelve a campar a sus anchas.

Se han reportado algunos casos de cura, pero en personas con unas condiciones muy muy especiales y que se pueden contar con los dedos de la mano.

2. El VIH se transmite por contacto casual

Nunca.

El VIH se encuentra en fluidos muy determinados de nuestro organismo, como la sangre, el semen o la secreción vaginal. Pero no se encuentra en el sudor, saliva, lágrimas o en la piel. Por tanto, tocar a una persona, compartir el baño con ella, acariciarla… no son vías de contagio posibles.

3. Los hijos de madres con VIH siempre adquieren la enfermedad

Podemos reducir mucho el riesgo.

Por supuesto, existe una vía de transmisión de madre a hijo del VIH. Sin embargo, si seguimos un tratamiento adecuado y conseguimos reducir al mínimo la cantidad de virus en nuestra sangre (que sea indetectable), el riesgo de transmisión se reduce drásticamente. ¡Las mujeres con VIH deben evitar siempre la lactancia!

4. Besos y heridas

Prácticamente falso.

En la saliva no se encuentra el virus, aunque sí en la sangre y en el semen. Siempre podríamos hipotetizar el caso en el que hubiera una herida en la boca y pudiera haber contacto directo de sangre o sangre-semen…

La realidad es que aunque teóricamente cabria una mínima posibilidad, en la práctica no se ha documentado ningún caso de transmisión por besos ni heridas ni sexo oral. ¡Hay muchas otras enfermedades que sí se pueden transmitir por estas vías!

5. Transmisión por sexo oral

El riesgo de transmisión es bajo o nulo.

Tendrían que existir heridas en la boca que se pusieran en contacto con los fluidos genitales. Además, la mucosa oral está muy bien protegida frente a la invasión de patógenos externos, y el VIH no es un caso aislado.

Si bien se han relatado muy muy pocos casos de transmisión de VIH por sexo oral, siempre es mejor hacer caso al refranero español: “más vale prevenir que curar”.

6. Los mosquitos transmiten la enfermedad

No!

El virus únicamente habita en las personas, fuera de ellas o en otro ser vivo (otro hospedador) se muere. Por tanto, los mosquitos no transmiten la enfermedad.

7. El VIH sólo lo adquieren las personas homosexuales

Falso.

La vía más común de transmisión es a través de las relaciones sexuales, vía vaginal o anal. Sí que es verdad que en primera instancia se dieron muchos casos de transmisión entre homosexuales porque eran los que menos utilizaban el preservativo.

Todas las posibilidades que caben de sexo entre personas pueden ser potenciales transmisoras de la infección. Siempre utiliza preservativo, sobre todo en las relaciones espontáneas.

8. Dos personas con VIH no tienen que ponerse preservativo

Falso.

Dentro de los VIH existen muchas cepas diferentes con características diferentes, sobre todo importantes en el caso de resistencia a los fármacos.

Si estás infectado por una cepa determinada, te pueden llegar a transmitir otra más resistente a fármacos y que obligue a cambios de tratamiento.

Además, existen muchísimas otras enfermedades de transmisión sexual. La recomendación siempre es la misma: ¡Usa preservativo!

9. No necesito tratamiento

Nooooo!

Aunque no lo parezca, es un problema muy muy habitual. El VIH es una enfermedad crónica y como tal requiere tratamiento crónico, es decir de por vida. Si dejamos de tomar la medicación, el virus volverá a reproducirse.

10. VIH y SIDA son lo mismo

VIH es el agente causante de la infección, virus de la inmunodeficiencia humana. SIDA o síndrome de inmunodeficiencia adquirida hace referencia a la enfermedad que produce el VIH.

La cuestión es que la enfermedad (los signos y síntomas) no siempre está presente. En situaciones normales, cuando el virus esté controlado (bajo un tratamiento y supervisión médica), sí que estaremos contagiados por el VIH, pero no causará enfermedad y por tanto, no habrá SIDA.

11. Si me he puesto en riesgo, estoy perdido

No, aún hay esperanzas!

Si has estado en una situación de riesgo, como una relación sexual peligrosa, un accidente laboral… existe un tratamiento profiláctico que evita la reproducción del virus y puede evitar el contagio. En caso de una exposición peligrosa, acude a tu centro sanitario más cercano.