pastas dentales infantiles

Las diferencias entre las pastas de dientes infantiles y de adultos

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La dentición primaria de los niños difiere en gran medida de la dentición de los adultos. Estas diferencias obligan a adquirir hábitos y objetivos diferentes entre adultos y niños. Mientras que en los adultos buscamos una limpieza a fondo de los dientes, en los niños nos centramos en cuidar y respetar la cavidad oral aún inmadura. Por ello, las pastas de dientes deben estar totalmente adaptadas a estas diferencias.

La preocupación más importante al desarrollar una nueva pasta de dientes infantil gira en torno a un mineral, el flúor. Éste se puede adicionar a la pasta en forma de diferentes activos: sodium fluoride, sodium monofluorophosphate, amine fluoride o stannous fluoride.

fluorosis
Dentadura con fluorosis

El flúor es un mineral esencial para la estructura de dientes y huesos. Además, se sabe que tiene un efecto bloqueador en la formación de caries. Sin embargo, su exceso puede provocar la aparición de fluorosis dental. La fluorosis es una patología que suele aparecer en niños hasta los 8 años y que provoca manchas y/o estrías en los dientes.

Para que el flúor tenga actividad anti-caries, es imprescindible que se libere de su molécula y quede como ion fluoruro. En este punto adquieren gran importancia el resto de ingredientes que formen la pasta de dientes, ya que pueden alterar o bloquear su liberación. Un ejemplo claro de este problema es la unión de fluoruros junto con un abrasivo, el carbonato de calcio. El calcio es capaz de reaccionar con el fluoruro, formando fluoruro de calcio e impidiendo la acción de este. Por este motivo, hoy en día se utilizan muchas pastas de dientes con abrasivos basados en el silicio.

El segundo aspecto más importante en la formulación de pastas dentales infantiles es relativo al sabor, olor, tacto y apariencia visual. Se ha visto que las pastas de dientes adaptadas mejoran la aceptabilidad por parte de los niños facilitando su utilización. La sensibilidad y la preferencia de sabores difiere entre adultos y niños. En estos últimos suele haber preferencia por los sabores dulces, indiferencia por el salado y el amargo y rechazo por el agrio. A medida que los niños crecen, el rechazo por los sabores amargos se va haciendo cada vez más importante. Sin embargo, hay que alcanzar un equilibrio en este tema, ya que las pastas de dientes con sabores excesivamente agradables pueden ser ingeridas con mayor facilidad por los niños.

Finalmente, en los niños prima el cuidado de la mucosa oral frente a la limpieza y cuidado de los dientes. En este sentido, las pastas de dientes infantiles están formuladas con ingredientes muy respetuosos y que no dañan la cavidad bucal. A medida que el niño va creciendo y dicha mucosa va madurando, las pastas de dientes también evolucionan a formatos con mayor capacidad de limpieza.

La selección de la pasta de dientes para los niños debería basarse en las preferencias del niño. Una buena experiencia en el cepillado es la mejor arma para el desarrollo de unos buenos hábitos en el cuidado oral que lleven a una salud bucal que perdure durante muchos años.