¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?. Piel seca, piel grasa, piel mixta

¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Conocer el tipo de piel que tenemos es siempre un paso obligado antes de elegir cualquier producto cosmético. Básicamente, el tipo de piel nos informa de las necesidades de hidratación que tiene nuestra piel. Las implicaciones de los diferentes tipos de piel en nuestra rutina cosmética habitual son cruciales para alcanzar nuestros objetivos.

TIPOS DE PIEL

Habitualmente diferenciamos entre 3 tipos de piel:

  • Piel seca: caracterizada por una necesidad de agua en su interior. Genera la aparición de signos como rugosidad de la piel, aparición de escamas o tiranteces.
  • Piel mixta: combinación de piel grasa y piel seca en el mismo rostro. En este caso, detectamos una zona con piel grasa que llamamos zona T (barbilla, nariz y frente) y otra zona con piel seca (mejillas).
  • Piel grasa: piel hiperproductora de grasa, que da una sensación untuosa y pringosa. Habitualmente aparece brillante.

Aunque en muchas ocasiones nos ciñamos a uno de estos tipos de piel, es importante decir que no todas las personas con un mismo tipo de piel tienen las mismas necesidades. Además, el tipo de piel va variando con la edad, cambiando hacia pieles más secas a medida que avanzamos en edad.

PIEL SECA

También conocida como xerosis. La piel seca puede ser un problema desde muy leve (apenas notamos la sequedad) hasta muy grave, con la aparición de picores, tiranteces, y malestar.

La piel seca se manifiesta como consecuencia de la falta de agua en la piel. El agua aporta un efecto plastificante a la piel, permitiendo que sea elástica y que se deforme con facilidad. Por ello, cuando los niveles de agua están por debajo de lo normal, la piel tiende a cuartearse, fisurarse y desescamarse, lo cual genera los síntomas de picor, malestar y tirantez.

Ciertas enfermedades como psoriasis o dermatitis atópica se manifiestan con disminución del grado de hidratación de la piel. Al cuartearse la piel, pierde su función de protección y es más común la aparición de infecciones que agravan los síntomas. Por ello, mantener una hidratación equilibrada es esencial para conseguir una buena salud dérmica.

Los productos que van destinados a las pieles secas deben tener como norma un componente graso más alto y por ello los encontramos en forma de cremas, emulsiones o pomadas. En nuestro rostro las percibiremos como productos más pesados, que cuestan más de absorber y en muchos casos dejan un tacto untuoso.

HIDRATANTE PARA PIEL SECA

Con una alta carga de activos hidratantes, generalmente del tipo de grasas (hidratantes oclusivos). En muchos casos, sobre todo en pieles muy secas, es importante que también contenga activos nutritivos para la piel (ceramidas).

Hidronutritiva protectora FPS 20. Hidratante piel seca Vea lipo3. Hidratante piel seca

ANTIARRUGAS PARA PIEL SECA

Las pieles secas tienden a envejecer más rápidamente que las grasas. Por esta razón, los productos antiarrugas destinados a este tipo de piel suelen adicionar mayor cantidad de activos antiarrugas.

PIEL GRASA

En nuestro rostro presentamos entre 400 y 900 glándulas sebáceas por cada centímetro cuadrado. La distribución de estas glándulas no es igual por todas las partes de la cara ni el cuerpo. En zonas como nariz, frente o mentón (zona T), su número es mucho mayor que por ejemplo en las mejillas. El resto del cuerpo presenta alrededor de 100 glándulas por centímetro cuadrado.

Las glándulas sebáceas producen la grasa que recubre nuestro organismo, protegiéndolo y dándole un toque untuoso y brillante a la piel. La grasa producida tiene múltiples efectos, pero el que más nos importa es su capacidad hidratante. Al recubrir la piel, evita que el agua presente en su interior se evapore, y por tanto, mantiene a la piel hidratada. Además, la grasa estimula la producción de glicerol, un componente importantísimo para la hidratación de la piel. Por esta razón, las pieles grasas suelen estar bastante hidratadas y protegidas, tendiendo a presentar menos signos de envejecimiento.

Sin embargo, no son todo ventajas para las pieles grasas. La formación de granitos (tipo acneicos), el exceso de brillos o la dificultad para utilizar maquillajes son algunos de sus problemas.

Al tener un exceso de grasa, los productos cosméticos que seleccionemos para nuestro rostro deben ser fórmulas que contengan pocas grasas, como por ejemplo las lociones, sérums o geles. Percibiremos estos productos como ligeros, fáciles de extender por la piel y que se absorben fácilmente.

HIDRATANTE PARA PIEL GRASA

Pueden contener activos que ayuden a regular la producción sebácea. Además, suelen aportar activos hidratantes que conocemos como humectantes. También es habitual la presencia de activos con acción comedolítica, que ayudan a eliminar el material graso incrustado en el interior de los poros (un problema muy habitual en este tipo de pieles).

Eucerin dermopurifyer. Hidratante piel grasa Salises gel hidratante. Hidratante piel grasa

ANTIARRUGAS PARA PIEL GRASA

Con una formulación y activos destinados para potenciar el efecto antiarrugas en los rostros con tendencia grasa. Las lociones o sérum son una elección muy habitual por los fabricantes.

PIEL MIXTA

Las pieles mixtas son la combinación de las dos pieles anteriores. Una parte grasa (zona T) y otra parte seca.

Estas pieles son las más difíciles de tratar, ya que sus productos deben reunir las propiedades para tratar pieles secas y mixtas.

Zona T piel mixta

HIDRATANTE PARA PIEL MIXTA

Aportan una hidratación básica, tratando de cubrir las necesidades de la parte seca, pero sin sobrepasar las necesidades de la parte grasa.

ANTIARRUGAS PARA PIEL MIXTA

Parecidos a los antiarrugas para pieles grasas pero con mayor cantidad de activos hidratantes.

Serum concentrado anti-edad. Antiarrugas piel mixta Retises 0,25% crema antiarrugas. Antiarrugas piel mixta

TEST PARA SABER TU TIPO DE PIEL

Una vez sabemos que existen diferentes tipos de piel, la pregunta que nos viene a la cabeza es ¿pero cómo sé yo que tipo de piel tengo?.

Esta pregunta tiene múltiples respuestas. Un dermatólogo, o una persona muy habituada a ver diferentes pieles es capaz de detectar rápidamente el tipo de piel. La presencia de brillos, el tamaño de los poros, aspecto mate… son algunos de los signos que se perciben para detectar los tipos de piel.

Sin embargo, en muchas circunstancias esto no queda del todo claro, y por ello se han desarrollado multitud de tests que nos ayudan a detectar el tipo de piel respondiendo a una serie de preguntas. Estos tests son fáciles de encontrar por internet y nos dan un dianóstico rápido y bastante acertado de qué tipo de piel tenemos. Si quieres hacer uno, te recomendamos el test de Baumann.

En nuestra web encontrarás de forma fácil, las categorías de hidratantes y antiarrugas ordenadas para que selecciones muy fácil tu producto en función de tu tipo de piel. Entra y descubre cuál es la ideal para ti.