Ácido glicólico, molécula clave en cosmética

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El ácido glicólico es un clásico de los productos cosméticos. Este ingrediente constituye una de las moléculas más estudiadas en dermatología y uno de los reclamos más importantes en el mundo de la belleza. Pero, ¿todas estas afirmaciones respecto a la molécula son ciertas?.

Ácido glicólico molécula
Molécula de ácido glicólico

El ácido glicólico es una molécula muy pequeña que pertenece al grupo de los alfa hidroxi ácidos (AHA). Estos AHA se encuentran de forma natural en las frutas y por ello, en muchas ocasiones también nos referimos a ellos como los ácidos frutales (presentes en tomate, mango, caña de azúcar, manzana…). A parte del ácido glicólico, también pertenecen a los AHA otras moléculas como el ácido láctico, ácido mandélico o el ácido cítrico muy utilizados también en cosmética y con propiedades semejantes al glicólico.

ÁCIDO GLICÓLICO PROPIEDADES

El ácido glicólico es una molécula que de forma natural está presente en la piel (también otros AHA como el ácido láctico). A medida que se investiga más y más, se está observando el papel central que desarrolla a nivel dérmico. Entre las propiedades más importantes destacamos:

Regulación de la descamación normal de la piel

Como media, la piel se renueva aproximadamente cada 28 días. Esto significa que las células dérmicas que están en contacto con el exterior se van desprendiendo de una forma organizada día a día, al mismo tiempo que otras nuevas se van formando.

Son muchos los factores y las enfermedades que pueden afectar de forma negativa a este ciclo. Situaciones de estrés, falta de sueño, la exposición a la radiación UV o la piel envejecida pueden ser alguno de ellos. El resultado es una piel engrosada en la que las células tienen dificultad para desprenderse. A simple vista se puede observar como que ésta se torna ligeramente blanquecina y con presencia de pequeñas escamitas que proporcionan un aspecto poco deseado. El ácido glicólico es capaz de regular este proceso, facilitando que la piel externa se suelte mejor e impidiendo la aparición de estos efectos indeseados.

A concentraciones más altas el ácido glicólico es un muy efectivo exfoliante. Por ello, en muchas ocasiones lo veremos formando parte de productos exfoliantes.

Rehidratación de la piel

El ácido glicólico es una molécula con capacidad humectante. Esta característica le otorga una gran apetencia por el agua, de tal forma que puede atraerla a modo de imán para hidratar la zona en la que se encuentra.

Gracias a ello, el ácido glicólico es un efectivo hidratante. Las ventajas de una piel hidratada son múltiples, mejorando su función barrera, mejorando su aspecto…

Remodelamiento dérmico

Diversos estudios han demostrado la capacidad del ácido glicólico para aumentar los niveles de diversas moléculas en la piel. Entre estas moléculas, destacamos los aumentos de ácido hialurónico y de colágeno. Ambas sustancias están de forma natural en la piel para proporcionar hidratación, densidad, tersura… y por tanto ejercen un efectivo efecto antiarrugas.

ÁCIDO GLICÓLICO ¿PARA QUÉ SIRVE?

Pues bien, una vez conocemos las propiedades del ácido glicólico, nos podemos preguntar en que circunstancias es acertado utilizarlo en nuestra piel. Básicamente, el ácido glicólico tiene tres acciones:

Acción hidratante: mejora la hidratación dérmica gracias a su efecto humectante.

Acción antiarrugas: gracias a su acción remodelante de la piel, aumenta los niveles tanto de ácido hialurónico como colágeno, dotando de mayor densidad a las pieles más mayores. Además, el efecto exfoliante que ejerce ayuda a eliminar pequeñas arrugas que puedan aparecer en el rostro.

Acción exfoliante: a concentraciones más altas, el ácido glicólico es un excelente exfoliante. Forma parte de los exfoliantes conocidos como químicos.

Acción antiacnéica: por sí mismo es capaz de mejorar las inflamaciones acnéicas y de prevenir la formación de nuevas.

Acción sinérgica de otros agentes tópicos: mejoran la acción de otros tratamientos que actúen sobre la piel, como antibióticos, antiacnéicos o antimanchas.

ÁCIDO GLICÓLICO PRODUCTOS

Como ya hemos comentado, el ácido glicólico es una molécula conocida desde hace mucho tiempo por sus valiosas propiedades. Por ello, son muchos los fabricantes de productos cosméticos que han sacado líneas y productos basados en la acción de esta pequeña moléculas. Entre ellos, podemos destacar:

Línea acglicolic Sesderma

Todas las gamas presentan diferentes concentraciones de ácido glicólico en su composición.

ÁCIDO GLICÓLICO EFECTOS ADVERSOS

Si bien es una molécula presente de forma natural en la piel, el ácido glicólico puede presentar algunos problemas que no son graves pero es importante conocer.

El efecto adverso más habitual es el picor o el disconfort que produce en la piel tras su aplicación. Sin embargo esto ocurre únicamente durante las primeras veces que aplicamos el producto sobre nuestra piel. A medida que pasan las aplicaciones, nuestra piel se acostumbra y ya no vuelve a aparecer este problema. Para evitar al máximo su aparición, recomendamos que las pieles no acostumbradas al ácido glicólico inicien los tratamientos con productos que tengan concentraciones bajas de glicólico.

Las pieles sensibles tienden a sufrir más los efectos adversos del glicólico. Por ello, en las pieles más sensibles y reactivas, podríamos buscar la acción de otras moléculas (también del grupo de los AHA) que presenten menor reactividad, como seria el ácido mandélico.

 

Cepillos interdentales: tipos, usos y consejos

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

En nuestra boca podemos encontrar de forma ininterrumpida como las bacterias se organizan alrededor de los dientes. Allí, junto con azúcares y demás alimentos que ingerimos en la dieta, forman una película transparente y pegajosa que conocemos con el nombre de placa dental. La placa dental constituye el primer paso en la formación de las caries.

Es importante no confundir la placa dental con el sarro. El sarro es la evolución de la placa dental cuando la higiene bucal brilla por su ausencia. La higiene dental es capaz de eliminar las bacterias ancladas en nuestra boca y por tanto evitar o prevenir la aparición de caries y otros problemas bucodentales.

La higiene dental se compone de:

  • Limpieza de los dientes: para ello utilizamos los cepillos de dientes, ya sean normales o eléctricos (más recomendados por su potencial limpiador superior).
  • Limpieza de la cavidad bucal: con los colutorios.
  • Limpieza entre dientes: es la gran olvidada. La unión entre dientes es inalcanzable en la mayoria de situaciones por los cepillos de dientes, por ello es importante utilizar algún elemento que evite la formación de placa en este lugar. Tenemos dos opciones: utilización de seda dental o cepillos interdentales, también conocidos como interproximales.

¿Cuándo utilizar cepillos interdentales?

Se pueden utilizar en todas las situaciones, ya que la limpieza entre los dientes es un punto importante para mantener una adecuada higiene bucal. Sin embargo, en personas que lleven ortodoncia, los cepillos interdentales son de obligado uso. Éstos permiten una limpieza perfecta en las zonas del aparato, donde los cepillos normales son incapaces de limpiar.

¿Qué tipos de cepillos interdentales existen?

Se organizan de diferentes formas:

  • Por el tipo de cabezal: en función de la organización de cerdas existen diferentes tipos de cepillos, como por ejemplo los cónicos o los rectos. Los primeros estarían más recomendados para la limpieza de la parte posterior de la boca.
  • Por el grosor: finos, ultrafinos, gruesos… elegiremos nuestro cepillo en función de la distancia entre dientes.
  • Por la forma del mango: recto o angular. Los angulares facilitan la limpieza de las zonas posteriores de la boca.

¿Cómo usar los cepillos interdentales?

El cepillo se debe insertar entre los dientes de forma horizontal y sin forzar. No se debe rotar el cepillo. Cuando lo introduzcamos en la arcada superior, la cabeza del cepillo debe quedar mirando ligeramente hacia abajo, para evitar dañar la encía. De igual forma, cuando lo utilicemos en la arcada inferior, debe mirar ligeramente hacia arriba.

Cuando lo utilicen personas con ortodoncia, es importante utilizarlo con sumo cuidado para evitar dañar el aparato.

¿Qué es mejor los cepillos interdentales o el hilo dental?

Habitualmente recomendamos la utilización de cepillos por dos razones:

  • El hilo dental puede ocasionar pequeñas lesiones en las encías cuando se utiliza de forma muy vigorosa.
  • Los cepillos permiten una mejor limpieza entre los dientes como se observa en las figuras.
Limpieza con cepillos interdentales
Limpieza con cepillo interdental

 

Sin embargo, cuando la distancia interdental es muy pequeña, no podremos utilizar los cepillos y tendremos que decantarnos por el hilo.

Limpieza con seda dental
Limpieza con seda dental

Como hemos visto, la limpieza interdental es imprescindible para disfrutar de una higiene perfecta. Los problemas bucales pueden acabar generando molestias muy desagradables, por ello nuestra recomendación es que realices una buena prevención.

Mucho ojo con las gafas de sol low cost

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Sobre todo en verano, es habitual ver a personas con puestos ambulantes que nos ofrecen gafas de sol “low cost” (no certificadas). A corto plazo tiene la ventaja del bajo precio, pero a la larga puede llegar a ser un problema que paguemos con nuestra propia salud. Y es que además de no protegernos del sol correctamente, suelen empeorar la situación. La empeoran porque, al crear un ambiente oscuro, nuestro ojo reacciona dilatando las pupilas, haciendo que la cantidad de radiación que alcanza nuestra retina sea mayor.

comunidad europea ceSi deseas comprar con seguridad, debes observar que tus gafas contengan la marca ‘CE’. Esta marca indica que ha superado una serie de pruebas, entre ellas la capacidad de filtrar los rayos UV (al menos el 99%). Es muy importante no confundir el símbolo CE referente a la comunidad europea, con el referente a las exportaciones chinas, ya que las exigencias de calidad no son las mismas.

Hay muchas creencias populares que afirman que las gafas polarizadas filtran peor la radiación UV que las no polarizadas. Esto es totalmente falso porque deben pasar las mismas pruebas que las no polarizadas (filtrar al menos el 99% de la radiación solar). La única desventaja que pueden presentar las gafas polarizadas es que pueden existir ciertos dispositivos electrónicos que no veamos con claridad, como por ejemplo las pantallas de cristal líquido. Sin embargo, la mayoría de diferencias entre gafas polarizadas y no polarizadas se convierten en ventajas a favor de las primeras, ya que eliminan reflejos y nos permiten una visión más “limpia”.

Los niños son el grupo de edad más expuesto a sufrir problemas en párpados y lagrimales, y sin embargo son quienes menos utilizan las gafas de sol. Es importante inculcar el hábito de utilizar gafas de sol desde los primeros años de vida.

Al igual que la radiación UV es capaz de producir daños en la piel a través de la formación de radicales libres, también es capaz de dañar el ojo. Entre estos daños, es frecuente las consultas por desprendimiento de retina o pterigium. A su vez, el sol es también un acelerador de enfermedades asociadas a la edad, como cataratas o incluso la degeneración macular.

Tipos de filtro solar en gafas

Existe una amplia gama de gafas de sol con distintos colores de cristales y capacidades para filtrar la radiación solar. Existen 4 categorias diferentes de tipos de cristales. A medida que aumenta la categoría, aumenta la capacidad protectora de las gafas. En función de la situación, es importante utilizar unos u otros tipos de gafas. Te dejamos un cuadro con los diferentes tipos de cristales:

Tipos de filtros solares en gafas