¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Conocer el tipo de piel que tenemos es siempre un paso obligado antes de elegir cualquier producto cosmético. Básicamente, el tipo de piel nos informa de las necesidades de hidratación que tiene nuestra piel. Las implicaciones de los diferentes tipos de piel en nuestra rutina cosmética habitual son cruciales para alcanzar nuestros objetivos.

TIPOS DE PIEL

Habitualmente diferenciamos entre 3 tipos de piel:

  • Piel seca: caracterizada por una necesidad de agua en su interior. Genera la aparición de signos como rugosidad de la piel, aparición de escamas o tiranteces.
  • Piel mixta: combinación de piel grasa y piel seca en el mismo rostro. En este caso, detectamos una zona con piel grasa que llamamos zona T (barbilla, nariz y frente) y otra zona con piel seca (mejillas).
  • Piel grasa: piel hiperproductora de grasa, que da una sensación untuosa y pringosa. Habitualmente aparece brillante.

Aunque en muchas ocasiones nos ciñamos a uno de estos tipos de piel, es importante decir que no todas las personas con un mismo tipo de piel tienen las mismas necesidades. Además, el tipo de piel va variando con la edad, cambiando hacia pieles más secas a medida que avanzamos en edad.

PIEL SECA

También conocida como xerosis. La piel seca puede ser un problema desde muy leve (apenas notamos la sequedad) hasta muy grave, con la aparición de picores, tiranteces, y malestar.

La piel seca se manifiesta como consecuencia de la falta de agua en la piel. El agua aporta un efecto plastificante a la piel, permitiendo que sea elástica y que se deforme con facilidad. Por ello, cuando los niveles de agua están por debajo de lo normal, la piel tiende a cuartearse, fisurarse y desescamarse, lo cual genera los síntomas de picor, malestar y tirantez.

Ciertas enfermedades como psoriasis o dermatitis atópica se manifiestan con disminución del grado de hidratación de la piel. Al cuartearse la piel, pierde su función de protección y es más común la aparición de infecciones que agravan los síntomas. Por ello, mantener una hidratación equilibrada es esencial para conseguir una buena salud dérmica.

Los productos que van destinados a las pieles secas deben tener como norma un componente graso más alto y por ello los encontramos en forma de cremas, emulsiones o pomadas. En nuestro rostro las percibiremos como productos más pesados, que cuestan más de absorber y en muchos casos dejan un tacto untuoso.

HIDRATANTE PARA PIEL SECA

Con una alta carga de activos hidratantes, generalmente del tipo de grasas (hidratantes oclusivos). En muchos casos, sobre todo en pieles muy secas, es importante que también contenga activos nutritivos para la piel (ceramidas).

Hidronutritiva protectora FPS 20. Hidratante piel seca Vea lipo3. Hidratante piel seca

ANTIARRUGAS PARA PIEL SECA

Las pieles secas tienden a envejecer más rápidamente que las grasas. Por esta razón, los productos antiarrugas destinados a este tipo de piel suelen adicionar mayor cantidad de activos antiarrugas.

PIEL GRASA

En nuestro rostro presentamos entre 400 y 900 glándulas sebáceas por cada centímetro cuadrado. La distribución de estas glándulas no es igual por todas las partes de la cara ni el cuerpo. En zonas como nariz, frente o mentón (zona T), su número es mucho mayor que por ejemplo en las mejillas. El resto del cuerpo presenta alrededor de 100 glándulas por centímetro cuadrado.

Las glándulas sebáceas producen la grasa que recubre nuestro organismo, protegiéndolo y dándole un toque untuoso y brillante a la piel. La grasa producida tiene múltiples efectos, pero el que más nos importa es su capacidad hidratante. Al recubrir la piel, evita que el agua presente en su interior se evapore, y por tanto, mantiene a la piel hidratada. Además, la grasa estimula la producción de glicerol, un componente importantísimo para la hidratación de la piel. Por esta razón, las pieles grasas suelen estar bastante hidratadas y protegidas, tendiendo a presentar menos signos de envejecimiento.

Sin embargo, no son todo ventajas para las pieles grasas. La formación de granitos (tipo acneicos), el exceso de brillos o la dificultad para utilizar maquillajes son algunos de sus problemas.

Al tener un exceso de grasa, los productos cosméticos que seleccionemos para nuestro rostro deben ser fórmulas que contengan pocas grasas, como por ejemplo las lociones, sérums o geles. Percibiremos estos productos como ligeros, fáciles de extender por la piel y que se absorben fácilmente.

HIDRATANTE PARA PIEL GRASA

Pueden contener activos que ayuden a regular la producción sebácea. Además, suelen aportar activos hidratantes que conocemos como humectantes. También es habitual la presencia de activos con acción comedolítica, que ayudan a eliminar el material graso incrustado en el interior de los poros (un problema muy habitual en este tipo de pieles).

Eucerin dermopurifyer. Hidratante piel grasa Salises gel hidratante. Hidratante piel grasa

ANTIARRUGAS PARA PIEL GRASA

Con una formulación y activos destinados para potenciar el efecto antiarrugas en los rostros con tendencia grasa. Las lociones o sérum son una elección muy habitual por los fabricantes.

PIEL MIXTA

Las pieles mixtas son la combinación de las dos pieles anteriores. Una parte grasa (zona T) y otra parte seca.

Estas pieles son las más difíciles de tratar, ya que sus productos deben reunir las propiedades para tratar pieles secas y mixtas.

Zona T piel mixta

HIDRATANTE PARA PIEL MIXTA

Aportan una hidratación básica, tratando de cubrir las necesidades de la parte seca, pero sin sobrepasar las necesidades de la parte grasa.

ANTIARRUGAS PARA PIEL MIXTA

Parecidos a los antiarrugas para pieles grasas pero con mayor cantidad de activos hidratantes.

Serum concentrado anti-edad. Antiarrugas piel mixta Retises 0,25% crema antiarrugas. Antiarrugas piel mixta

TEST PARA SABER TU TIPO DE PIEL

Una vez sabemos que existen diferentes tipos de piel, la pregunta que nos viene a la cabeza es ¿pero cómo sé yo que tipo de piel tengo?.

Esta pregunta tiene múltiples respuestas. Un dermatólogo, o una persona muy habituada a ver diferentes pieles es capaz de detectar rápidamente el tipo de piel. La presencia de brillos, el tamaño de los poros, aspecto mate… son algunos de los signos que se perciben para detectar los tipos de piel.

Sin embargo, en muchas circunstancias esto no queda del todo claro, y por ello se han desarrollado multitud de tests que nos ayudan a detectar el tipo de piel respondiendo a una serie de preguntas. Estos tests son fáciles de encontrar por internet y nos dan un dianóstico rápido y bastante acertado de qué tipo de piel tenemos. Si quieres hacer uno, te recomendamos el test de Baumann.

En nuestra web encontrarás de forma fácil, las categorías de hidratantes y antiarrugas ordenadas para que selecciones muy fácil tu producto en función de tu tipo de piel. Entra y descubre cuál es la ideal para ti.

Cómo aliviar las picaduras de mosquito

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Durante las épocas estivales de los últimos años está incrementando exponencialmente el número de visitas a la farmacia para adquirir productos para aliviar picaduras de mosquitos. Con este fin, voy a intentar explicar las cuestiones más importantes sobre los mosquitos y su tratamiento.

¿Por qué pican los mosquitos?

Los mosquitos pican para alimentarse con nuestra sangre. Sin embargo, sólo nos pican los mosquitos hembra. Los machos se alimentan del néctar y jugo de las plantas, por lo que no representan ninguna molestia para nosotros.

Seguramente habréis comprobado con los mosquitos tienen preferencia por ciertas personas. Esto se debe básicamente a 3 factores:

  • Grupo sanguíneo: si encuentran una persona con un grupo 0, tienden a repetir.
  • Producción de CO2: debido al metabolismo, nuestro organismo desprende CO2 al respirar. A mayor cantidad de CO2 liberado, más atracción ejercemos sobre los mosquitos. Adultos, embarazadas y personas con sobrepeso suelen producir mayores cantidades.
  • Sudor: son capaces de detectar otras moléculas, pero el ácido láctico que desprendemos con el sudor les encanta. A mayor ácido láctico produzcamos, mayor atracción ejercemos sobre los mosquitos. Embarazadas, personas altas o quien acaba de realizar ejercicio son blancos muy apetitosos.

Como veis, el olfato es la guía del mosquito para elegir a su presa. En este sentido, utilizar productos que generen olores desagradables para ellos será una buena estrategia para evitar sus picaduras.

¿Qué tipos de mosquitos nos deben preocupar?

Básicamente, en España nos podemos encontrar con tres tipos de mosquitos diferentes:

mosquito anopheles
Mosquito anopheles

Mosquito Anopheles (Anopheles spp.): conocido por ser el transmisor de la malaria. Sin embargo, este hecho no nos debe preocupar (por ahora) en España, ya que se encuentra erradicada desde 1964. Suele reproducirse en aguas limpias y no contaminadas, y pica generalmente por la noche tanto dentro como fuera de las viviendas. Es atraído por colores oscuros como el negro, por lo que se debe evitar vestir prendas con este color. Con el fin de evitar su picadura en países con riesgo de malaria, hay que utilizar repelentes muy potentes.

mosquito tigre
Mosquito tigre

Mosquito Tigre (Aedes albopictus): se trata de una especie invasora que se reproduce en lugares donde pueda haber pequeñas cantidades de agua estancada durante unos días, como por ejemplo comederos de animales, ceniceros o incluso en los platos de las macetas entre otros. Nunca depositan los huevos en aguas en movimiento (ríos o arroyos) ni en grandes volúmenes de agua (estanques o piscinas). No suele entrar en las casas, por lo que suele picar al aire libre y generalmente por el día. Puede transmitir enfermedades como el dengue o fiebre amarilla.

mosquito común
Mosquito común

Mosquito común (Culex pipiens): vive tanto en el interior como en el exterior de las casas. Es capaz de reproducirse en aguas residuales y contaminadas. Suele picar por las noches.

¿Cómo aliviar picaduras de mosquitos?

Cuando el mosquito se dispone a picarnos, inyecta junto con su saliva un proteína con capacidad anticoagulante. Esta proteína permite que la nuestra sangre no se coagule mientras el mosquito esta comiendo. Sin embargo, nuestro sistema inmunitario reconoce esta proteína como una molécula ajena a nuestro cuerpo y por ello desencadena una reacción inflamatoria, que se inicia con la liberación de histamina.

Tras una picadura, nuestro único objetivo debe ser calmar la reacción inflamatoria. Para ello:

  1. Limpiar con abundante agua y jabón la zona afectada.
  2. Aplicar hielo o algún producto con amoníaco para calmar la reacción de inflamación. Exactamente no se conoce por qué el amoníaco es capaz de calmar la picadura de los mosquitos, pero se ha visto en un estudio que es muy efectivo en este sentido.
  3. En caso de picaduras con una reacción más importante o que nos molesten mucho, se pueden aplicar productos tópicos (cremas, geles…) que contengan corticoides o antihistamínicos.

Es muy importante evitar el rascado tras una picadura, ya que potencia la reacción de inflamación y puede ocasionar la aparición de sobre infecciones.

¿Cómo evitar las picaduras de mosquitos?

Existen multitud de repelentes de insectos en diferentes formatos como sprays, pulseras, parches… Todos ellos son efectivos. Los sprays se deben aplicar por todas las zonas expuestas, mientras que las pulseras tienen generalmente una cobertura de 1 metro. Por ello, personas adultas deben utilizar dos pulseras a la vez, una en el pie y otra en la mano.

Los repelentes se suelen diferenciar en dos tipos, los químicos y los naturales. Mientras que los químicos suelen tener una mayor potencia, los naturales son derivados de plantas y tienen mayor aceptación por ciertos grupos de personas. Empezaremos por los químicos:

  • DEET (N-dietil-3-metilbenzamida): tiene una alta eficacia. Ahuyenta a los mosquitos, pulgas, tábanos y garrapatas. Se utiliza en concentraciones del 10% al 50% en función de la potencia que deseemos. Aunque no se absorbe a través de la piel, no se recomienda aplicar en niños menores de 2 años por su potencial toxicidad. Se han observado casos de toxicidad tras aplicación en mucosas, ojos o heridas abiertas. Se ha postulado que podría ocasionar insomnio tras aplicaciones crónicas. Concentraciones del 50% tienen una duración en torno a las 8 horas de duración.

    Relec con DEET
    Relec, contiene DEET
  • Ácido 1-piperidincarboxílico: acción parecida al DEET. Se presenta en concentraciones del 10% al 20%. Tiene una duración parecida al DEET, en torno a 8 horas cuando se utiliza en concentraciones cercanas al 20%.
  • Butilacetilaminopropionato de etilo: repelente tanto de mosquitos como de piojos. Puede aplicarse en niños de forma segura a partir del primer año de edad. Destacan su alta protección y su mejor perfil de seguridad.

    goibi infantil
    Goibi infantil con butilacetilaminopropionato de etilo

También existen repelentes naturales de mosquitos:

  • Aceite de citronela: derivado de la planta Cymbopogon nardus. Ejerce una acción efectiva pero que desaperece rápidamente. Por ello muchas veces la encontramos en sistemas de liberación continuada, como pulseras o parches. Menos tóxico que los repelentes químicos.

    Goibi pulsera con citronella
    Goibi pulsera, contiene citronella
  • Aceite de eucaliptus: tiene una eficacia muy relacionada con la cantidad de producto que apliquemos sobre la piel. Aroma agradable y una duración media en torno a las 6 horas.

Es muy importante leer las indicaciones de cada repelente antes de hacer uso de ellos. Hay tres puntos en los que debemos tener especial atención: en la edad a partir de la cual se puede aplicar, el tiempo que nos protege y cuántas veces podemos aplicarlo al día. Como medidas comunes, es importante lavarse las manos tras la aplicación de los repelentes. Además, en muchos casos (DEET) se recomienda ducharse o bañarse pasado el efecto del repelente para eliminar cualquier rastro del mismo sobre la piel. Tener en cuenta que tras un baño o la práctica de deporte, la concentración de repelente disminuirá y en muchas ocasiones será necesario volver a reaplicar el producto.