Cómo cuidar un tatuaje para prevenir problemas de salud

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cada vez son más las personas que recurren a los tatuajes como forma de expresión. Si bien es una técnica muy segura, también puede acarrear ciertos problemas que es importante conocer de antemano. En este post te comentaremos todas las situaciones de los tatuajes relacionadas con tu salud, y cómo cuidar un tatuaje para que puedas prevenir la aparición de problemas y puedas disfrutar de tu tatuaje al máximo.

¿Qué es un tatuaje?

Un tatuaje es la deposición de diferentes pigmentos en la piel. La técnica para realizar tatuajes utiliza pequeñas agujas que penetran la piel (hasta 3000 veces por minuto) de 1 a 2 mm atravesando la epidermis y depositando la tinta en la dermis. Como sabemos, la epidermis es la capa más externa de la piel, que está en constante renovación (aproximadamente se renueva totalmente cada mes). Como es lógico, en caso de que depositáramos la tinta en esta capa, el tatuaje desaparecería junto con las células en un periodo aproximado de un mes. En cambio, la dermis es una capa muy estable y por esta razón los tatuajes son de por vida.

Máquina tatuajesLas tintas utilizadas para los tatuajes están formadas por una serie de ingredientes. La parte soluble de las tintas es metabolizada y excretada por el organismo en un número variable de días. Por su parte, el pigmento de origen mineral se deposita en la capa dérmica. Los pigmentos contiene diferentes sustancias minerales que varían en función del color: sulfuro de cadmio (tinte amarillo), óxido de hierro (tinte marrón), aluminato de cobalto (tinte azul), sulfuro de mercurio (tinte rojo), óxido de cromo (tinte verde), magnesio (tinte lila) y carbono (tinte negro).

A lo largo de los años vemos como el color del tatuaje va desvaneciéndose. Esto se debe porque tras la creación del tatuaje, los pigmentos se van liberando lentamente pero de forma mantenida a lo largo de toda la vida por diferentes procesos enzimáticos. Estos pigmentos liberados alcanzarán pequeñísimas concentraciones constantes en la sangre.

Cómo cuidar un tatuaje

Tras la realización del tatuaje, aparece un proceso de inflamación y cicatrización. El proceso completo de la curación durará aproximadamente de 7 a 14 días, dependiendo de la extensión y localización del tatuaje.

Tenemos que tener dos precauciones tras la realizar un tatuaje: evitar la infección y la inflamación.

En el caso de las infecciones, el período inicial es crucial. Para evitar infecciones, el tatuador nos dará una serie de normas a tener en cuenta y protegerá el tatuaje con una película autoadhesiva. En este punto debemos evitar la realización de deporte, ya que el propio sudor puede favorecer los procesos infecciosos. Tampoco es aconsejable el baño en piscinas, en bañeras, en el mar… en resumen, en todos los sitios que no sea la ducha.

cómo cuidar un tatuajePor su parte, para evitar más inflamación de la que tendremos, es importante evitar cualquier tipo de rozadura con costuras, calzado… que empeore la situación. Además, debemos protegernos de factores externos como por ejemplo el sol que potencian los procesos inflamatorios.

Para el proceso de cicatrización, se recomienda la utilización de alguna crema con propiedades reparadoras y pro cicatrizantes. En este sentido, la crema de Bepanthol, rica en ácido pantoténico es una de las más utilizadas.

A largo plazo, los tatuajes requieren los mismos cuidados que el resto de piel: hidratación diaria y protección solar.

Los tatuajes más oscuros son capaces de absorber mayor cantidad de luz, por ello requerirán una protección solar mayor. Si tu tatuaje es de color negro, ponte factores de protección alto y evita en la mayor medida posible su exposición al sol. Hasta un 20% de personas con tatuajes relata tener problemas con el sol (quemaduras, irritación, enrojecimiento…).

Problemas de salud relacionados con los tatuajes

Alergias

La alergia a alguno de los componentes del tatuaje es el problema de carácter no infeccioso más importante. Aunque es un problema que aparecía de forma muy frecuente en la época de los 60 y 70 por la diferente composición de la tinta utilizada, hoy en día sigue siendo un problema relevante. Las reacciones alérgicas a los tatuajes tienen unas características especiales:

  • habitualmente se manifiestan únicamente en uno de los colores del tatuaje
  • la sensibilización primaria es un proceso que en el caso de los tatuajes puede durar mucho tiempo. Esto quiere decir que los primeros signos de alergia suelen aparecer al cabo de meses o años de realizar el tatuaje.
  • la reacción alérgica suele ser crónica, molesta y constante. En muchas ocasiones el tratamiento habitual (con corticoides) no consigue paliar la alergia.

Además de molesta, la reacción alérgica suele presentarse con diferentes patrones (inflamación, formación de placas, ulceraciones…) que alteran la forma del dibujo. El síntoma que más habitualmente aparece ligado a la alergia es el picor.

En este apartado también cabe destacar la alergia al látex. Aquellas personas que sufran este problema deben notificarlo al tatuador para que utilice guantes de otro material. Durante el proceso de tatuado se pueden introducir partículas de látex en la piel que pueden producir desenlaces fatales.

Pseudolinfomas

 

Se trata de reacciones que producen lesiones benignas en la pielOcurren muy frecuentemente, sobre todo en las áreas en las que se utiliza la tinta de color rojo

Pseudolinfoma cutáneo
Pseudolinfoma cutáneo

Se trata de un sobrecrecimiento de la piel (hiperplasia) que suele ser asintomático. Es importante destacar que aunque habitualmente estén confinados a la zona del tatuaje, no siempre tienen que aparecer en esta localización.

Personas con enfermedades reconocidas en la piel

Existen diversas enfermedades dérmicas que no casan muy bien con los tatuajes. Ejemplos:

  • Dermatitis atópica: habitualmente tienen la piel colonizada por unas bacterias conocidas como staphylococos. Al tener una piel con tendencia a la infección por estar menos protegida, es más fácil que estos desarrollen enfermedades como por ejemplo necrobiosis lipoídica.
  • Psoriasis: se puede producir el fenómeno de Koebner que básicamente es la aparición de una placa psoriática en la zona del tatuaje.
  • Urticaria facticia: también conocida como dermografismo, es la reacción desmesurada de la piel a cualquier trauma por leve que sea. En este caso, el proceso de inflamación y urticaria ocasionado por el tatuaje puede ser mucho mayor.

Como hemos visto, algunas enfermedades dérmicas reaccionan de una forma negativa frente a los tatuajes. Sin embargo, cabe decir que la gran mayoría de enfermedades que afectan a la piel no se verán afectadas en caso de que realicemos un tatuaje.

Neoplasias

Realmente no está del todo claro si los tatuajes favorecen la aparición de tumores aunque diversos estudios apuntan en esta dirección. Se ha visto además que en función del color del pigmento, la enfermedad que se puede desarrollar es una u otra. Por ejemplo, los colores negros y oscuros están más relacionados con la aparición de carcinoma de células basales y melanoma maligno, mientras que el color rojo está más relacionado con carcinoma de células escamosas o queratoacantoma. Estas diferencias se deben a la diferente composición de las tintas.

Infecciones

Diferentes hepatitis, VIH, herpes simple, sífilis, molusco contagioso, tuberculosis… son ejemplos de infecciones que pueden aparecer tras la realización de tatuajes. Es muy importante que el tatuador que realice nuestro tatuaje tenga todos los permisos en regla para evitar al máximo la posible aparición de este tipo de infecciones. Hoy en día se ha conseguido disminuir a tasas muy bajas la frecuencia de aparición de las infecciones en personas tatuadas.

Otras consideraciones de los tatuajes

Tatuajes y resonancia magnética

En diferentes películas y series hemos visto la incompatibilidad de las personas tatuadas con la resonancia magnética. Si bien esto podía suponer un problema con las tintas que se utilizaban hace muchos años, hoy en día no existe ninguna incompatibilidad.

Aún así, sí que se han reportado casos de ligera inflamación y picor en las personas tatuadas sometidas a estas técnicas.

Tatuajes y anestesia epidural

La anestesia epidural es muy utilizada en la práctica clínica habitual en procedimientos como por ejemplo el trabajo del parto. La inyección para conseguir esta anestesia se realiza en la zona lumbar. Los tatuajes en la zona por la que se debe hacer la inyección han sido un impedimento para realizar la técnica anestésica por riesgo de introducir tinta en el sistema nervioso central. Hoy en día, aunque se cree que el riesgo de efecto adverso es muy bajo, se utilizan diferentes técnicas para evitar pinchar por la zona tatuada.

Anestesia epidural
Anestesia epidural

Conclusión

Aunque hemos descrito un número importante de problemas de salud asociados a los tatuajes, la realidad es que la frecuencia de aparición de la mayoría de ellos es muy baja. Además, muchos de ellos son problemas leves que tienen un impacto muy bajo en la salud y calidad de vida. Nuestra recomendación es que antes de realizar un tatuaje se escoja un lugar que reúna todos los requisitos de higiene, nos inspire confianza y tenga tatuadores profesionales. Llevar a cabo un cuidado posterior del tatuaje también es importante para minimizar las consecuencias de este. En nuestra web encontrarás todos los productos necesarios para un cuidado conveniente de tu tatuaje, ¿nos visitas?

¿Cuál es la diferencia entre crema facial y corporal?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El mercado dermocosmético ofrece una gran variedad de productos destinados a diferentes partes del cuerpo. Podemos encontrar desde productos destinados al rostro, hasta otros destinados al cuerpo, manos o pies. Dentro de esta gama tan amplia, cabe preguntarnos si realmente existen diferencias entre todos estos tipos de productos. En este post te explicaremos las diferencias entre todos estos productos.

Diferencias entre la piel del rostro y el cuerpo

Aunque a simple vista toda la piel del organismo tiene la misma apariencia, existen diferencias muy importantes entre las diferentes zonas del cuerpo. Esto es así por una cuestión fundamental, y es que la función que va a desarrollar cada zona va a tener sus diferencias. Por ejemplo, la planta del pie y de la mano debe ser muy resistente para resistir el rozamiento constante con diferentes objetos, mientras que la piel de la cara tiene que ser lo suficientemente maleable como para poder transmitir las expresiones faciales (muy importantes en la comunicación).

Diferenciaremos entre dos tipos de factores que afectan a la piel: los factores internos y los externos.

Factores internos

En este grupo hablaremos de las diferencias fisiológicas de la piel entre un lugar y otro del organismo.

Espesor de la piel

En primera instancia hablamos del diferente espesor de la piel. Ya sabemos por otros posts escritos que la piel tiene tres tipos de capas diferentes: epidermis, dermis y tejido subcutáneo. Mientras que todas están presentes en la piel, su grosor es diferente en función de la zona del cuerpo. Por ejemplo, el tejido subcutáneo tiene un grosor importante en la zona de la tripa mientras que en el rostro es casi imperceptible.

La diferencia en el espesor va a tener implicaciones muy importantes afectando a la diferente absorción de los productos que apliquemos sobre la piel. La piel del rostro tenderá a absorber más fácilmente los productos pero por el contrario también tendrá más problemas de sensibilidad.

Distribución glándulas sebáceas

El segundo factor importante es la diferente distribución de las glándulas sebáceas en el rostro. Como sabemos, las glándulas sebáceas son las encargadas de expulsar la grasa que recubre la piel. A mayor densidad de glándulas sebáceas, mayor cantidad de sebo se formará y por tanto sus acciones serán más notables. Si quieres conocer más al detalle como funcionan las glándulas sebáceas y su importancia para la piel, te recomendamos este post

glándula sebáceaLa zona T del rostro (frente, nariz y barbilla) tiene una densidad muy alta de glándulas sebáceas, mientras que otras zonas tienen una densidad menor (piernas, brazos..) y en otras no existen (palma de manos y pies).

Las glándulas sebáceas, además de permitir la aparición de ciertos problemas como el acné, también tienen una implicación muy importante en la hidratación de la piel. Zonas con mayor cantidad de glándulas sebáceas están más protegidas frente a la deshidratación que aquellas cuya densidad es baja.

La grasa también actúa como cemento para mantener unidas las células de la piel. En las zonas con menor formación grasa, se pierde esta capacidad de mantener compacta la piel y por ello son zonas con alta tendencia a descamarse.

Diferentes necesidades

Las diferencias de la piel implican que las necesidades de la piel van a ser muy diferentes y por tanto los productos que utilicemos sobre ella también tienen que ser diferentes.

aceite-esencial

Además, tenemos que pensar que el rostro es la parte más visible de las personas y por ello, los recursos destinados a su cuidado son mayores. La gente demanda productos de mayor calidad y efectividad. Las composiciones de los productos destinados al rostro suelen formularse con una mayor concentración de activos y más variados para adaptarse mejor a las necesidades de la persona.

Otros factores

Existen otros factores que también afectan al funcionamiento de la piel, pero cuya explicación es mucho más técnico y por ello no entraremos en su explicación.

Factores externos

La ropa

La ropa es un factor a tener muy en cuenta en el cuidado de la piel ya que la mayor parte del tiempo nos la pasamos vestidos. La ropa constituye una barrera extra para la piel. Sin embargo, hay zonas que habitualmente no están protegidas por la ropa: rostro, cuello y manos. Estas zonas estarán más expuestas a los factores ambientales como el viento, el frío, el sol…

Factores ambientales

Sol y radiación ultravioleta, humedad ambiente, frío, viento… Cada uno de los diferentes factores ambientales ocasionará un efecto distinto sobre la piel, por ejemplo el frío y el viento potencian la deshidratación de la piel y por tanto las personas que vivan en zonas frías, tendrán mayores necesidades de hidratación.

Diferencias entre cremas faciales y corporales

Textura

Cuando se formula un producto que se va a aplicar sobre todo el organismo, su textura debe ser más fluida para una aplicación más fácil. En cambio, los productos faciales pueden contener texturas más espesas, indicativas de sus mejores cualidades hidratantes.

Presencia de ingredientes no comedogénicos

Como se ha comentado anteriormente, el rostro está repleto de glándulas sebáceas. Cuando estas glándulas se taponan, se produce una inflamación con la aparición de granitos. El acné cosmético se debe precisamente a este proceso, en el que aparecen granitos como consecuencia de la aplicación de productos faciales. Para evitar este proceso es importante formular los productos faciales sin ingredientes comedogénicos (aquellos con capacidad para taponar las glándulas). Por ello existen diferentes listas en las que se recogen una serie de ingredientes que se deben evitar:

Ingredientes comedogénicos

Los productos faciales no deberían incluir ninguno de estos ingredientes.

Diferente sensibilidad

Entre otras funciones, la piel está encargada de protegernos frente a alérgenos, toxinas o contaminantes del exterior. La piel del rostro tiene un espesor inferior al del resto del cuerpo, viéndose comprometida esta acción protectora. Cuanto más fina sea la piel, más fácil penetrarán los alérgenos del exterior, y por tanto la frecuencia e intensidad de aparición de reacciones de tipo alérgico será mucho mayor.

Para evitar esta situación, es importante cuidar la formulación de los productos faciales, evitando la inclusión de ingredientes con capacidad para desarrollar estas reacciones.

Otras necesidades…. otra composición

La mayor exposición del rostro a factores ambientales como el viento o el frío, hace necesaria una mayor demanda de hidratación.

Rosacea, acné… son problemas que aparecen con mayor asiduidad en el rostro y por ello la gama de productos disponibles se limita en mayor medida al rostro. Por el contrario, otras afecciones como la dermatitis atópica, psoriasis… suele afectar en mayor medida al cuerpo.

A nivel estético también hay grandes diferencias. Las arrugas por ejemplo son un problema que preocupa muchísimo más en el rostro que a nivel corporal. Por tanto, la oferta de productos antiarrugas faciales es muchísimo más amplia que a nivel corporal. En cambio, encontraremos mayor oferta de productos anticelulíticos, lipolíticos… que obviamente van destinados al cuerpo.

Conclusión

Como hemos visto, cada zona del organismo tiene unas necesidades y peculiaridades. Esto hace que los productos que apliquemos sobre ella tengan una serie de diferencias que los hacen muchos más idóneos para su cuidado. En TheFarmaco te ofrecemos productos diferenciados por la zona de aplicación para que encuentres el producto que mejor se adapte a tus necesidades ¿quieres entrar para verlo?

Adelgazar para siempre ¿es posible?

Publicado el
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Alrededor del mundo existen más de 1500 millones de personas que sufren sobrepeso, 400 millones de las cuales son consideradas obesas. Aunque las restricciones dietéticas producen una reducción de peso inicial, la mayoría de personas vuelven a recuperar todo el peso perdido. Ante este problema, nos asalta una duda, ¿es posible adelgazar para siempre?

Regulación hormonal del peso corporal

La ingesta de alimentos proporciona la energía necesaria para desarrollar todas las actividades diarias. Es fácilmente comprensible que la energía que aportan es fundamental para el desarrollo de funciones totalmente necesarias para la vida, como por ejemplo la reproducción, mantener la actividad respiratoria, cardíaca o cerebral. Dada esta altísima importancia, todos los procesos relacionados con la toma de nutrientes deben funcionar de forma milimétrica y por ello están muy regulados.

Las sustancias básicas que regulan el consumo de nutrientes y el peso corporal son un tipo de  hormonas exclusivas del sistema digestivo. Las hormonas son liberadas por las diferentes estructuras que conforman el sistema digestivo, como páncreas, tejido adiposo…  Entre las hormonas más características e importantes para la regulación del peso corporal encontramos: leptina, grelina, colecistokinina, péptido YY, insulina, polipéptido pancreático y GLP-1.

Durante períodos de restricción calórica como por ejemplo el que ocurre durante una dieta, este sistema tan regulado provoca cambios en las concentraciones de estas hormonas con el objetivo de revertir el proceso. Durante un periodo sin consumir alimentos, aumentarán los niveles de las hormonas encargadas de inducir la sensación de hambre, mientras que tras consumir alimentos, aumentarán los niveles de las hormonas que provoquen saciedad.

Hormonas más importantes

Aunque todas las hormonas mencionadas anteriormente desempeñan procesos importantes para la regulación de la ingesta calórica, quizá sean la leptina y la grelina las más importantes en los ciclos de hambre-saciedad.

Leptina

Hormona leptinaLiberada por el tejido adiposo, esta hormona estimula la sensación de saciedad a la vez que potencia el consumo calórico del organismo. Los niveles de esta hormona aumentan tras la ingesta de alimentos, generando una sensación de plenitud que indican que no debemos comer. En cambio, a medida que va pasando tiempo desde que no comemos, sus niveles van disminuyendo gradualmente y su efecto saciante va disminuyendo a la par.

Por otra parte, cuando sus niveles están aumentados proporcionan una señal indicando que se ha comido y que nuestro organismo puede consumir energía para llevar a cabo sus procesos. Cuando sus niveles disminuyan, se priorizará el consumo de energía para los procesos más básicos y necesarios para la supervivencia.

Se ha observado que en ciertos grupos de personas existe resistencia a la leptina. Esto significa que aunque existan niveles adecuados de esta hormona, nuestro organismo no responde correctamente a sus efectos. Entre las causas que desencadenan la resistencia se encuentra la obesidad y la falta de ejercicio.

Grelina

Liberada por el aparato digestivo, la grelina constituye la cara opuesta de la leptina. Esta hormona también está encargada de regular el apetito, pero en este caso, el aumento de sus niveles induce hambre indicando que debemos comer. Sus niveles aumentan a medida que aumenta el tiempo desde que ingerimos alimentos, disminuyendo de nuevo tras la comida.

Luchar contra la acción de esta hormona es importante para aquellos que deseen perder peso.

Efectos de la dieta sobre las hormonas

Cuando realizamos una dieta para perder peso, se produce una perturbación de los niveles hormonales. Algunos estudios han demostrado que esta perturbación puede existir durante períodos muy prolongados en el tiempo (meses e incluso años).

Las dietas restrictivas aumentan la sensación de hambre y disminuyen el gasto energético. A mayor cantidad de peso perdamos, más notables se harán estos efectos y muchísimo más costará perder los kilos. Se ha observado que a medida que van pasando las semanas en la dieta, el hambre y el deseo de comer van aumentando a la par que lo hacen los niveles de la grelina y se reducen los de leptina.

Mientras que nosotros deseamos perder peso, nuestras hormonas siguen insistiendo en que debemos comer. Y lo que es más importante, a medida que transcurre el tiempo nuestro deseo de comer aumenta más y más.

¿Por qué es difícil perder peso?

Nuestro organismo esta diseñado para recuperar los kilos perdidos con mecanismos compensatorios. Este hecho tiene un origen evolutivo. Durante toda la historia de la humanidad, los alimentos han sido un bien muy apreciado para la supervivencia y la reproducción. Por ello, las personas que mayor capacidad han tenido para almacenar energías y aprovecharlas al máximo, se han ido seleccionando frente a aquellas que eran incapaces o menos eficientes en estos procesos (teoría de la evolución).

evolución

Hoy en día los papeles han cambiado. Las poblaciones desarrolladas tienen multitud de facilidades para acceder a los alimentos. Además, esto se ve agravado porque no es necesario realizar ningún tipo de ejercicio para conseguir los alimentos. Estamos ante una lucha de nuestro deseo de adelgazar contra nuestra propia biología. La gente que pierde peso significativo no sólo tiene más apetito, sino que también quema menos calorías de lo normal, y esto es un campo abonado para el fracaso de la dieta y la recuperación de peso.

Consejos para adelgazar

Sabiendo todas las limitaciones comentadas, podemos dar unas pautas generales para hacer mucho más efectivas nuestras dietas:

1. Lucha contra el hambre

Dietas muy restrictivas (a nivel calórico) y prolongadas en el tiempo acaban siendo un fracaso. Es importante realizar una evaluación inicial de la cantidad de calorías que consumes y disminuirlas poco a poco. De esta forma será mucho más llevadera la dieta y a la larga mucho más efectiva.

Otro truco para luchar contra el hambre es aumentar el número de comidas diarias disminuyendo el contenido calórico de cada una de ellas. De esta forma no se alcanzan niveles tan elevados de las hormonas que inducen hambre y es mucho más fácil alcanzar nuestros objetivos.

Aumenta el consumo de alimentos saciantes (también puedes utilizar complementos que induzcan este efecto) que ayuden a disminuir el apetito.

2. Paciencia y constancia

Huye de dietas milagro que aseguren una pérdida de peso rápido. Puedes perder peso rápido pero como se ha comentado anteriormente, con toda seguridad lo recuperarás casi igual de rápido. Ten paciencia, tómatelo con tiempo y seguro que conseguirás mejores resultados.

3. Realiza ejercicio

El ejercicio aumenta el gasto energético y por tanto consume calorías. Además de esto, también influye de forma muy notable sobre los niveles de las hormonas que nos ayudan a perder peso.

4. Estrés

El estrés afecta a la regulación hormonal. Disminuir el estrés mejora la sensibilidad de nuestro organismo a la acción de la leptina. De esta forma mejoraremos su acción.

5. Que la dieta se convierta en hábito

Debes cambiar tus hábitos de por vida. Seguir una dieta sana, con un contenido calórico adecuado debe constituir la normalidad y no la excepción.

Conclusión

Cualquier dieta que conlleve una restricción calórica fácilmente conseguirá disminuir el peso de la persona que la siga durante las primeras 10 semanas (de ahí el éxito inicial de las dietas milagro). Sin embargo, donde se evalúa el verdadero efecto de una dieta es a partir de estas 10 semanas.

Huye de las dietas milagro, busca un buen asesoramiento profesional y conseguirás reducir el peso. Aunque seguir una dieta conlleve un esfuerzo ¡tú y tu salud lo agradeceréis!